Muchas pequeñas y medianas empresas han visto los beneficios del internet para estar mejor ubicadas y aumentar sus ventas. A través del marketing digital, las Pymes pueden lograr la popularidad y el realce que físicamente es complicado lograr en poco tiempo. Una de estas herramientas de herramientas para hacer popular nuestra empresa es una página de fans de Facebook.

Una página de fans es diferente al perfil personal que la mayoría de las personas tenemos en Facebook, usa un perfil en lugar de una página de fans, resta muchos beneficios a la empresa, como por ejemplo, el uso de aplicaciones que pueden sernos de gran utilidad para la marca, como una mayor visibilidad, mejorar el posicionamiento de nuestra página web, el uso de métricas y sobre todo una mayor presencia ante clientes potenciales a través de campañas de marketing.

Las métricas son estadísticas que sirven a la empresa para ver cómo reaccionan los usuarios ante sus publicaciones. Además aporta visibilidad inmediata para la página de fans, sin tener que recurrir a las solicitudes de amistad. Contar con una página de fans también trae consigo un realce al posicionamiento en buscadores gracias al Seo. Obtenemos también aplicaciones para enlazar con el sitio web de la empresa y con otras redes sociales, y la cereza del pastel: se puede interactuar con los usuarios de forma directa a través de los mensajes privados.

Una vez que ya tenemos contenido de calidad, el siguiente reto es acercarnos a la gente y hacer que participen, esto quiere decir, hacer que los usuarios opinen, comenten y nos hagan llegar sus necesidades. Si nos conjuntamos lo anterior con una buena estrategia de marketing digital, podemos subir nuestra popularidad, no solo en Facebook, sino también en nuestra web.

Una de las mejores formas de sacarle provecho a una página de fans, es verla como una extensión de nuestra página o de nuestro blog, como una forma de acercarnos a los usuarios y hacer llegar nuestra marca a clientes potenciales. Una de las mejores formas de usar nuestra cuenta es publicar moderadamente, tampoco se trata de bombardear a los usuarios con nuestro contenido.

Para empezar con una página de fanáticos desde cero, debemos armar muy bien la idea que queremos mostrar y de allí comenzar a publicar, por ejemplo, publicar una vez al día o dos como máximo. Habrá que estar atento a las reacciones del público, de ahí la importancia de las métricas, y ver cuál es la frecuencia en qué se puede publicar y en qué horarios. Con todo esto podemos tener segura nuestra presencia en la red.

Cómo una fan page ayuda a las Pymes

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *